PRESENTACÍON SESC-SP

Cine expandido: nueva cartografía de la producción cinematográfica

Una gran distancia separa los espectáculos visuales presentados en vaudevilles (EEUU), music-halls (Inglaterra) y cafés-concerts (Francia), en las primeras épocas del cine, de las narrativas sofisticadas que impregnan hoy en día la estructura de la industria global del audiovisual. De las imágenes casi pictóricas que se revelaban como cuadros de composiciones frontales en planos abiertos, partimos hacia variadas investigaciones y experimentaciones técnicas posibilitadas por el avance de las nuevas tecnologías.

Si el aumento de las formas de realización provenientes del universo digital no ofrece por sí mismo una garantía de excelencia de las imágenes, considerando la imponderable marca del autor, el hecho es que ellas han ocasionado una gama de contribuciones innovadoras para un mayor número de utilizadores. Al hacer accesibles prácticas de trabajo técnicamente más perfeccionadas en el ámbito de la captación y de la post-producción, esas herramientas colaboran con la descentralización de los procesos de creación, aproximando a profesionales y aficionados, amplificando el trabajo de los directores independientes y lanzando una luz sobre obras de los más diversos géneros, estilos y soportes.

Sin embargo, los avances destacados todavía se muestran insuficientes para corregir las asimetrías existentes en los campos de la distribución, exhibición y recepción de las películas. Tenemos un conglomerado de voces que mantienen la lógica del mercado para esa importante parte de la economía de la cultura: la cinematografía.

Contrarias a la tendencia corporativa, algunas prácticas se esbozan en el escenario del audiovisual con el propósito de suplir la ausencia de financiaciones, de incentivar las formas de co-producción y de propiciar la expansión de las áreas de exhibición para diversos países, en espacial los iberoamericanos.

En esa perspectiva, el BrLab – laboratorio de desarrollo de proyectos en Brasil – realizado por Klaxon Cultura Audiovisual, Spcine y la Secretaría Municipal de Cultura –, se sitúa como ejemplar por ser un espacio de recepción de propuestas de largometrajes de ficción, de América Latina y de la península Ibérica y de capacitación de toda la cadena productiva del cine, desde directores hasta productores, gestores y demás profesionales e interesados en el área. El Sesc, al recibir algunas actividades del proyecto, especialmente las enfocadas en la discusión de formas de creación, metodologías comunes y trabajo en red con los países de la región, refuerza su compromiso con la difusión de conocimientos en el área de gestión cultural, con la densificación de nuevos repertorios y con la promoción de obras cinematográficas.

Sesc São Paulo