BrLab 2015

Presentación BrLab

Un breve historial del BrLab

Al construir este breve historial, sorprende constatar que solamente en las cuatro primeras ediciones del BrLab más de 100 profesionales hayan sido seleccionados y calificados por el programa para participar en las actividades integrales del laboratorio. Entre los 63 proyectos que participaron en las cinco primeras ediciones están representantes de 14 países (Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay) y de 10 estados brasileños (Amazonas, Bahia, Ceará, Minas Gerais, Paraíba, Paraná, Pernambuco, Río de Janeiro, Rio Grande do Sul, São Paulo) así como el Distrito Federal. Después de tan sólo cinco años de existencia, el BrLab contabiliza 9 largometrajes finalizados y lanzados comercialmente, 4 proyectos en finalización y 20 proyectos en fases avanzadas de financiación con previsión de filmación entre 2015 y 2017. O sea, al menos 32 películas que participaron en el BrLab se finalizarán entre 2017 y 2018.

Cada año, los proyectos participantes se seleccionan por medio de convocación pública abierta a profesionales de todos los países de América Latina (y, desde 2014, también de la Península Ibérica) que estén trabajando en el desarrollo de sus proyectos audiovisuales. Anualmente se constituye una comisión de selección mixta formada por especialistas de diferentes áreas de la cadena productiva audiovisual de Brasil y del exterior. En el transcurso de los últimos cinco años, recibimos más de mil proyectos provenientes de 21 países (Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela), de 14 estados brasileños (AM, BA, CE, ES, GO, MG, PA, PB, PE, PR, RJ, RS, SC y SP) además del Distrito Federal.

El BrLab es un evento pionero en Brasil, tanto por constituir una plataforma para el desarrollo integrado de proyectos audiovisuales, especialmente en el formato de largometraje (tal vez el formato que en la actualidad encuentra mayor dificultad de comercialización en el “cuello de botella” final, especialmente en el mercado brasileño), así como por representar una estrategia fundamental para el desarrollo del sector audiovisual del país; principalmente cuando nadie llegaba a percibir la importancia de la integración de Brasil con América Latina y, obviamente, con otros mercados internacionales.

Desde 2011, año en el que todavía poco se hablaba en Brasil sobre la necesidad de internacionalización del mercado audiovisual y sobre acciones enfocadas en la capacitación profesional para el sector, además de las verdaderas razones para promover coproducciones internacionales o incluso dentro del propio país, el BrLab se ha realizado de modo independiente y con mucho esfuerzo. Cuando la mirada puesta sobre América Latina como una aliada potencial y efectiva (porque en realidad todos nosotros, los latinoamericanos, somos el fruto de modelos económicos que tanto nos frustraron) todavía se desviaba hacia Europa o hacia los países “desarrollados”, el BrLab optó por dar visibilidad a lo que se hacía en nuestro continente y de una forma casi anacrónica, o incluso invertida desde el punto de vista de algunas instituciones (incluso posibles patrocinadoras).

En 2015 no podría ser diferente, aún más con todas las adversidades enfrentadas por el país, en el área política y económica. No obstante, si en nuestras primeras ediciones esa idea de evento internacional para desarrollar proyectos de largometraje brasileños y latinoamericanos (y desde 2014 también de la Península Ibérica) podría tener menor sentido en la visión de unos y de otros, en este año en que conmemoramos nuestra quinta edición, la agencia brasileña de cine ANCINE lanzó un modelo pionero de Fondo de Inversión que dialoga mucho con nuestra propuesta.

Se trata de una iniciativa inédita en toda la historia del cine brasileño, enfocada exactamente en la integración del cine nacional con el cine producido en la región latinoamericana, raíz de nuestro proyecto lanzado en 2011 y de muchas directrices que podrían parecer “lunáticas” hace cinco años y que en la actualidad se denominan de “estrategia económica” o incluso de “política internacional” y “política de desarrollo”. Sin embargo, esperamos que ese cambio de eje pueda significar una mejor estructura para el proyecto, puesto que no fue fácil mantenerlo de pie y con la misma calidad durante estos cinco años sin interrupción.

En mayo de 2015, ANCINE anunció la inversión en alianza con 19 países latinoamericanos en el desarrollo y en la producción de largometrajes de toda la región latinoamericana. El anuncio se realizó con la apertura de la Convocación Pública Prodecine 06/2015 – Coproducción América Latina, del programa Brasil de Todas as Telas, que viabiliza la inversión de R$ 5 millones en recursos del Fondo Sectorial del Audiovisual para coproducciones brasileñas con países latinoamericanos. Esta línea fue anunciada en la página web de ANCINE (y en evento realizado en Cannes) como modalidad de flujo continuo, es decir, con inscripciones abiertas mientras haya disponibilidad de recursos, y que invertirá en proyectos en los que la productora brasileña tenga participación minoritaria.

Si no fueran tantas las adversidades en la captación de recursos, este sería el año en que el BrLab ampliaría su formato para incluir un grupo todavía más grande de agentes tanto del mercado brasileño como del internacional, determinados en establecer coproducciones, alianzas, adquisiciones y representaciones, tarea que asumimos para 2016. Para hacer realidad este paso, tan necesario y natural para todos, especialmente para el audiovisual de la región, esperamos contar con la participación de todos. En este sentido, vale la pena subrayar que la alianza con Spcine ha sido imprescindible para la continuidad de este proyecto, debido a la política y a la gestión adoptadas de forma tan inspiradora, creyendo que São Paulo pueda continuar siendo la cuna de esta iniciativa, puesto que confiamos mucho en su potencial como polo cultural y del que mucho orgullo nos causa formar parte y presentarlo a nuestros invitados.

La vocación de una metrópolis como São Paulo (y, por qué no decirlo, de otros polos culturales expresivos, tales como Río de Janeiro, Belo Horizonte, Porto Alegre, Curitiba, Salvador, Recife, Manaus, Brasilia, entre otros que todavía aguardan iniciativas de la misma envergadura) para promover encuentros para el sector audiovisual es tan gigantesca que no hay motivos razonables para que dejemos pasar en blanco un proyecto como este.

El BrLab fue concebido para agregar, desarrollar y constituir una plataforma en interlocución con lo que haya de positivo y mejor sin nunca sobrepasarse. Queremos dialogar con soluciones creativas para que seamos reconocidos más como una acción de la sociedad civil en alianza con políticas públicas consonantes para el audiovisual que como una iniciativa privada aislada que se confunde y se pierde entre muchas otras.

Esperamos poder dar continuidad a nuestro trabajo, seguir mejorando y acompañando las transformaciones del mercado, incluso con la incesante batalla anual para asegurar un patrocinio eficiente para programas de formación y colaboración como este, de ámbito no solamente nacional, sino también internacional e intercontinental. Aún así, ante las actuales dificultades, nos cabe agradecer enormemente a todas las instituciones que participan en el BrLab en diversas esferas y a las instituciones colaboradoras, tutores profesionales, participantes y amigos del mundo entero que creen y contribuyen en la consolidación y la continuidad de esta iniciativa.
Rafael Sampaio
Director