Presentación

BrLab y sus venas abiertas para América Latina

“La educación es un acto de amor por tanto, un acto de valor. No puede temer al debate, al análisis de la realidad; no puede huir de la discusión creadora, bajo la pena de ser una farsa”[1].

Cuando realizamos la primera edición del BrLab, en julio de 2011, juntamente con el Festival de Cine Latinoamericano de São Paulo, había mucho entusiasmo y la sensación de que comenzábamos un programa que contribuiría para el desarrollo cultural y económico del sector audiovisual, tanto en el ámbito de América Latina como en Brasil, todavía carente de mayor internacionalización y mejor integración con nuestro entorno geográfico latinoamericano. Pero también, teníamos la certeza indiscutible de que comenzábamos un proyecto bastante urgente y sin precedentes en Brasil. En 2013, llegaron a las pantallas cuatro proyectos de directores que estrenaban en el largometraje y que participaron en la primera edición de 2011, siendo exhibidos con destaque en importantes festivales en Brasil y en el exterior. Las películas brasileñas Depois da chuva, de Cláudio Marques y Marília Hughes (de Salvador), y Amor, plástico e barulho[2], de Renata Pinheiro (de Recife), estrenaron en la última edición del Festival de Brasília do Cinema Brasileiro[3], en donde recibieron tres importantes premios cada uno[4]. O Lobo atrás da porta[5], producción de São Paulo dirigida por Fernando Coimbra, fue vencedora del premio Horizontes en la sección “Horizontes Latinos” de la 61ª edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, en España y también compartió con la película De Menor, de Caru Alves de Souza, el premio de mejor largometraje de la sección “Première Brasil” del Festival do Rio 2013. El largometraje mexicano dirigido por David Pablos,La Vida después[6], realizó su estreno internacional en la prestigiosa sección “Orizzonti” del 70oFestival Internacional de Cinema de Venecia.

Fue gracias a la realización del BrLab de aquel año que desarrollamos la tenacidad necesaria que nos condujo hasta esta edición, realizada del 20 al 26 de octubre de 2013 en São Paulo. Y también fue por buenaventura que llegamos al final de otra jornada más acompañados por 24 participantes que nos recompensaron con sus proyectos talentosos e historias de generosidad y afecto. También debemos recordar que sin la colaboración de tutores, consultores y panelistas, no habríamos llegado a los excelentes resultados que obtuvimos este año.

En este año, por medio de una alianza importante, el BrLab pasó a formar parte de las actividades de la Mostra Internacional de Cinema. En ese sentido, nos gustaría agradecer públicamente a Renata de Almeida, Ivan Melo y a todo el equipo de la Muestra que nos acogieron con generosidad. Esperamos poder retribuir siempre esa recepción, manteniendo activa esta alianza que, además, se realizó de forma tan armoniosa.

El BrLab se reafirma como espacio de referencia para el desarrollo de proyectos de la región latinoamericana en Brasil, gracias al trabajo constante que nos permitió avanzar hacia su consolidación en el calendario internacional de iniciativas similares. Es incontestable que aproximaciones tales como las que promovemos en el ámbito del laboratorio también sirven para proporcionar, de manera natural, oportunidades de cooperación internacional e intercambio entre profesionales, dando impulso a las cinematografías de diferentes países y también dando impulso a la difusión del audiovisual brasileño en el exterior. El BrLab se convirtió en un espacio al que llegan espontáneamente profesionales de América Latina y de Europa, interesados en tener contacto con nuevos proyectos en fase de desarrollo, y muchas veces, de esa aproximación, surgen alianzas inestimables.

En los años siguientes a la primera edición del BrLab, se publicaron dos documentos que establecen estrategias para el desarrollo de la economía creativa en el país y del sector audiovisual brasileño. En diciembre de 2011, el Ministerio de la Cultura (MinC) publicó detalladamente el conjunto de metas que componen el Plan Nacional de Cultura[7], y en agosto de 2012, la Agencia Nacional del Cine (ANCINE) divulgó su “Plan de Directrices y Metas para el Audiovisual (PDM) – publicado en agosto de 2013, después de una consulta pública, y que se denominó “Plan de directrices y metas para el audiovisual: El Brasil de todas las miradas para todas las pantallas”[8]. Ambos documentos establecen bases para el desarrollo de las políticas culturales, de la economía creativa y del mercado audiovisual brasileño hasta 2020.

Como no cabe aquí un análisis minucioso de sus contenidos, subrayaremos tan solo cuestiones pertinentes al asunto que nos ocupa. El PDM, por ejemplo, tiene como Directriz General “Establecer las bases para el desarrollo de la actividad audiovisual, con base en la producción y circulación de contenidos brasileños, como economía sostenible, competitiva, innovadora y accesible a la población y como ambiente de libertad de creación y diversidad cultural”. Queda clara, en la forma como se presenta la Directriz General, la necesidad de repensar la forma en que se estructura el mercado. Ambos documentos son bastante enfáticos en la importancia que tienen los programas de formación y calificación profesional, para el crecimiento de una manera más sostenible de la economía creativa y del sector audiovisual en Brasil.

El PDM de ANCINE señala que son siete las iniciativas necesarias para constituir una “producción audiovisual fuerte y con vitalidad” y para que “la obra audiovisual brasileña crezca en el escenario proyectado”. La segunda iniciativa fundamental para tal expansión consistiría en la ampliación de la “inversión en innovación, investigación y calificación de los agentes, proyectos y obras, así como en las escuelas de cine y audiovisual”. A su vez, las metas 18, 19 y 25 del “Plan nacional de cultura” del MinC determinan, respectivamente: “aumento del 100% del total de personas calificadas anualmente en cursos, talleres, fórums y seminarios con contenido de gestión cultural, lenguajes artísticos, patrimonio cultural y demás áreas de la cultura”, “aumento del 100% del total de personas beneficiadas anualmente por acciones de fomento a la investigación, formación, producción y difusión del conocimiento” y “aumento del 70% de las actividades de difusión cultural en intercambio nacional e internacional”.

En nuestras alianzas internacionales ya constituidas, y a cada propuesta que recibimos, tomamos siempre el cuidado de no reproducir modelos de acciones bilaterales “simbióticas” que muchas vezas acarrean una amalgama de contenidos. También tomamos la precaución, en ese escenario, de no resbalar en dispositivos mecánicos, automatizados, frutos de siglos de “colonialismo cultural”. Porque nos cuesta recoger los frutos sembrados y porque la interlocución es lo que sembramos.

Nos cabe, finalmente, agradecer mucho a todas las instituciones que participan en el BrLab, en diversas esferas, especialmente a la Secretaría del Audiovisual del Ministerio de la Cultura, presente en todas las ediciones del programa, y a las instituciones colaboradoras, tutores, profesionales, participantes y amigos del mundo entero que creen en nuestro trabajo y contribuyen para la consolidación de esta iniciativa. A nosotros nos cabe seguir encontrando soluciones creativas para que podamos avanzar cada vez mas y tal vez ser reconocidos como una acción de la sociedad civil en alianza con políticas públicas para el audiovisual y no como una iniciativa privada aislada que se confunde y se pierde entre las demás.

Rafael Sampaio

Director


[1] Paulo Freire, La educación como práctica de la libertad. 8a ed. Madrid: Siglo XXI de España Editores S.A, 1989, p. 88.

[2] Participó en el BrLab en 2011 cuando todavía se titulaba Brega Naite.

[3] Realizada entre los días 17 y 24 de septiembre de 2013.

[4] Amor, plástico e barulho recibió premios de Mejor Dirección de Arte, Mejor Actriz y Mejor Actriz Secundaria. Depois da Chuva recibió premios de Mejor Guión, Mejor Banda Sonora y Mejor Actor.

[5] La película O Lobo atrás da porta también participó, en 2012, como película vencedora de “Finaliza”, otra acción del BrLab – que debe reanudarse en 2014–, realizada en alianza con Cinecolor Digital y Cinema do Brasil en el marco del Festival de Cine Latinoamericano de São Paulo. Este premio otorgado por un jurado internacional proporcionó a la película diversos servicios para su finalización casi completa y destacó al “Finaliza” como el primero y único Work in progress de un festival realizado en Brasil.

[6] Participó en el BrLab cuando todavía se titulaba La Víspera del abismo.

[7] El “Plan nacional de Cultural” (PNC), instituido por la Ley 12.343 del 2 de diciembre de 2010, tiene por objetivo la planificación e implementación de políticas públicas de largo plazo (hasta 2020). Tiene previstas 53 metas divulgadas en diciembre de 2011 que pueden conocerse haciendo click en el link:http://www.cultura.gov.br/documents/10883/13075/METAS_PNC_final.pdf/682b8507-e451-4a44-8a4e-f9c30587e6e7.

[8] La publicación se lanzó el 8 de agosto de 2013 y su acceso puede realizarse en:http://www.ancine.gov.br/sites/default/files/folhetos/PDM%202013.pdf